Seguridad y Vigilancia

buscar Búscar en el Archivo
Buscar en titulares:

Buscar en texto de la noticia:
  • Archivo
  • Mes en curso
Listar archivo de noticias por:
Orden Público
[ 05/04/2013 ] El Tiempo (Bogota)
Muerte de Carranza genera incertidumbre sobre paz 'verde'

Durante un encuentro con esmeralderos del país, el 'Zar de las esmeraldas' pidió al Gobierno Nacional garantizar la seguridad para evitar un renacer de la 'guerra verde'.

A las 11:30 de la mañana, en una habitación de la clínica Fundación Santa Fe, en el norte de Bogotá, murió a los 77 años Víctor Carranza Niño, cuestionado empresario de las esmeradas y uno de los hombres que en 1990 participó en la firma de un acuerdo de paz en la convulsionada zona esmeraldífera del occidente de Boyacá. (Siga este enlace para leer: Reacciones ante la muerte de Víctor Carranza).


Pero con su muerte, a causa de un cáncer de pulmón y de próstata, volvieron a esa región las dudas sobre qué tanto se podrá mantener el acuerdo de paz, ratificado en el 2010. Precisamente, Carranza, que era respetado y temido por los demás esmeralderos, había advertido en febrero esta posibilidad. (Lea acá: Carranza, un hombre que hablaba 'en voz alta')

En una carta enviada a los líderes mineros, encabezados por el polémico Pedro Nel Rincón, 'Orejas' -viejo enemigo de Carranza y uno de los hombres que podrían pelearse el control de la zona- convocó a un nuevo acuerdo de paz, ante el temor de que se revivieran los enfrentamientos de los 90 por el control de la región y que dejaron más de 3.000 muertos. (Vea en imágenes la vida de Víctor Carranza).

En el llamado, que fue publicado la semana pasada por EL TIEMPO, el 'zar de las esmeraldas' reconoció que se está en una época "donde se observan graves situaciones que realmente pueden poner en riesgo la estabilidad de dicho proceso y que demandan, de manera inmediata, salir a la defensa del respeto por la vida".

Coincidencialmente, este jueves, en la iglesia de Engativá, en Bogotá, varios líderes mineros, entre ellos dos hermanos de 'Orejas', se comprometieron a buscar un acuerdo sobre uno de los temas que por años ha enfrentado a los 'patrones' de la zona: la repartición de las utilidades del llamado 'Consorcio', sector entre las dos minas más productivas de esmeraldas: Cunas -de Carranza y sus socios- y La Pita -del grupo de Pedro Rincón-.

Según el documento, que conserva monseñor Héctor Gutiérrez Pabón, exobispo de Chiquinquirá, el punto de partida para esa negociación es frenar la arremetida de crímenes que desde el año pasado amenazan la tranquilidad. En julio del 2012 fue asesinada Mercedes Chaparro, quien por años acompañó a Carranza, y tres meses después sicarios balearon en un centro comercial de Bogotá a Jesús Hernando Sánchez, uno de los socios en la mina Cunas y hombre cercano a Carranza. Eso, sumado a las incursiones armadas en los nacimientos Cunas y de los dos atentados de los que se salvó el 'zar de las esmeraldas' en el 2009 y el 2010 en el Meta. (Lea: Desde el 2000, Carranza decía que contra él siempre hubo montajes). Aunque ninguno de los dos atentados fueron aclarados completamente por la justicia, en informes de inteligencia siempre mencionan a Pedro Nel Rincón y a los capos Pedro Oliverio Guerrero, alias 'Cuchillo', y Daniel el 'Loco' Barrera.

Si bien Rincón ha negado su participación en todos los ataques,
por esos antecedentes, el pacto de ayer, dijeron algunos de los asistentes, se firmó en medio de desconfianza y entre rumores de supuestas celebraciones por la muerte de Carranza y de la presencia de un grupo armado que estaría aliado al clan de los Rincón.

Pese a todos estos temores, el gobernador de Boyacá, Juan Carlos Granados, habló este jueves de la "incertidumbre" y convocó a los esmeralderos y a la Iglesia para que "mostremos el liderazgo con el propósito de construir y conservar la paz en Boyacá y especialmente en la región esmeraldera". Una historia de acusaciones sin ninguna condena A pesar de que Víctor Carranza es uno de los hombres más mencionados en episodios de narcotráfico, paramilitarismo y asesinatos, al morir solo tenía una investigación viva: en el expediente 345. Allí, nueve exjefes 'paras' aseguraron que el 'zar de las esmeraldas' fundó el grupo los 'Carranceros', germen del paramilitarismo, y que además coordinó con la Casa Castaño la expansión del proyecto de las Auc.

Archivos recién desclasificados en EE. UU. lo ligan a esa organización con el alias de 'Clodomiro Agamez'. Por todos esos señalamientos se le abrió indagación y, desde el 2011, la Fiscalía 27 Antiterrorismo anunció que estaba a punto de definirle su situación, sin que eso ocurriera. Carranza le dijo a EL TIEMPO que eran retaliaciones de sus enemigos porque él no quiso entrar al narcotráfico. Su abogado, Alirio Roa, aseguró que Carranza tenía cómo desvirtuar los señalamientos, igual que lo hizo siempre. Desde los 80, apareció en los primeros organigramas del DAS con relación al cartel de Medellín.

Además, era señalado como uno de los responsables de los más de 6.000 muertos que dejó la guerra de las esmeraldas. También fue mencionado como partícipe en masacres como las de Mapiripán y Caño Jabón, así como en la muerte del narco Leonidas Vargas, ocurrida en el 2008 en Madrid.

De hecho, el juez Baltasar Garzón intentó extraditarlo. Más recientemente autoridades lo señalaron como despojador de tierras en los Llanos. El bastión empresarial Aunque ha manejado un muy bajo perfil, Víctor Ernesto Carranza, uno de los hijos del 'zar de las esmeraldas' es bastión central del conglomerado económico de la familia al lado de Blanca Carranza, su mamá. De hecho, ha aparecido en las juntas de firmas, como Ganadería Brisas de Agualinda y Calizas del Llano (Calllanos). EL TIEMPO estableció que, en esta última comparte mesa con el polémico excontralor Manuel Francisco Becerra, quien pagó cárcel por el proceso 8.000. El hijo del 'zar de las esmeraldas' tam- bién funge como peticio- nario de títulos mineros en los Llanos Orientales. 'Pedro Orejas', el rival Pedro Rincón, alias 'Orejas', es considerado uno de los hombres que podría entrar a disputar el control, tras la muerte de Víctor Carranza, de la zona esmeraldífera. Precisamente, Rincón, propietario de la mina La Pita, siempre mantuvo una disputa con el 'zar de las esmeraldas' por el poder. 'Orejas' llegó a ser señalado de estar detrás de los atentados contra Carranza, en una supuesta alianza con la banda criminal Erpac.

Rincón fue capturado en el 2009, acusado de homicidio y quedó libre por vencimiento de términos. Pero luego fue absuelto, después de que, según la Fiscalía, los testigos fueran intimidados o sobornados. En otro caso, por desaparición forzada, una fiscal reconoció que recibió 150 millones de pesos para cerrar la investigación. Incluso, el 'expara' Fredy Rendón Herrera, el 'Alemán', dijo que Rincón y sus hermanos estuvieron en las reuniones en las que se acordó la entrada de las Auc a Boyacá.

También ha sido señalado de tener nexos con el narcotráfico. Sánchez, heredero del negocio y de la guerra Jesús Hernando Sánchez Sierra, socio de Víctor Carranza en la mina Cunas, es otro de los hombres que podría entrar a disputar el control de la zona. De 42 años y nacido en Briceño (Boyacá), sobrevivió en octubre pasado a un atentado en el que recibió nueve impactos de bala en un almacén de la zona rosa de Bogotá. El atentado fue tomado en Boyacá como una advertencia contra Carranza, con quien intentó buscar inversionistas extranjeros para aumentar la producción de las minas. Aunque Sánchez, conocido por ser el propietario del Itoco, una gema de cuatro pulgadas que ha sido expuesta en varios países, no tiene procesos penales en su contra, se han hecho señalamientos sobre supuestos negocios con el extraditado narco Julio Lozano Pirateque, de la organización del 'Loco' Barrera. Desde una oficina rodeada por cámaras de seguridad, este hombre maneja una empresa dedicada a la exportación de gemas. REDACCIÓN JUSTICIA
justicia@eltiempo.com UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com


Volver
LunMarMieJueVieSabDom
12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031


www.altanto.info